Categorías
Economía Gobierno Provincial Nacionales Política

Morales compró deuda en pesos a pedido de Massa

Gerardo Morales compró deuda en pesos a pedido de Sergio Massa en una licitación del lunes, además sumó el ministro aportes provientes de otras provincias y municipios, que igual no alcanzó para lograr la refinanciación total de los vencimientos.

Según publicó Clarín, la renovación de los vencimientos de la deuda en pesos se está convirtiendo en un problema de cada vez más complicada resolución para el Ministerio de Economía. Este lunes quedó demostrado: los privados no dan el presente en las licitaciones y a la secretaría de Finanzas se le hace difícil lograr el “roll over” (refinanciación) de los vencimientos.

Por ese escenario y un problema que se irá agudizando, tal vez, a medida que avancen las semanas y comience a mandar el calendario electoral, Economía decidió, como informó Clarín, salir a pasar la gorra por las provincias y municipios. La idea es que la liquidez que retiran los privados sea reemplazada por los fondos públicos que administran gobernadores e intendentes.

Efecto negativo, la vaquita de Massa no alcazó

Y el efecto no fue el esperado y empezó a verse el lunes. Economía no logró renovar la totalidad de los vencimientos por $ 261.000 millones y logró suscripciones por $ 219.000 millones. Es decir quedó 42.000 millones de pesos “abajo”. El faltante podría haber sido mayor si no se hubieran presentado a la licitación diferentes distritos que atendieron al llamado de Sergio Massa.

Los que pusieron en la mesada de Massa

Morales compro deuda en pesos a pedido de Massa 3

Según pudo saber Clarín de fuentes oficiales, compraron deuda en pesos del gobierno nacional las provincias de Santiago del Estero; Salta; Formosa; Jujuy; La Pampa; Catamarca y Tierra del Fuego. Y también los municipios bonaerenses de La Matanza; San Fernando; Escobar; Lomas de Zamora; Almirante Brown y Florencio Varela. Todos funcionarios oficialistas y muchos kirchneristas, más la excepción del jujeño Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, de buena relación con Massa.

La cantidad de papeles que se llevó cada distrito no trascendió, pero lo que sí resulta evidente es que la participación de diversos entes públicos es cada vez más importante a la hora de mirar los resultados de las licitaciones. De hecho se calcula que, hoy, más del 60% de los fondos son aportados por cajas del Estado: Anses, PAMI, Banco Central -que también interviene muy activamente en el mercado secundario, comprando para sostener el precio de los bonos- fideicomisos varios y ahora, como se ve, provincias y municipios.

La liquidez que hoy está en diversas cajas públicas es esta, con datos a fines de septiembre: Empresas y entes públicos nacionales tenían $590.000 millones; Entidades descentralizadas del sector público $589.000 millones; Provincias $1,6 billones y Municipios $348.000 millones.

Según la mirada de Economía, las provincias y los municipios tienen mucha liquidez colocada directamente en plazos fijos y fondos comunes de “money market”. Priorizan la liquidez y la idea de la secretaría de Finanzas es que estiren las colocaciones a plazos más largos (120 días) para obtener una tasa sustancialmente mayor, cercana al 110% según las últimas licitaciones.

Finanzas había diseñado una letra específica y exclusiva para municipios y provincias, a 120 días con vencimiento el 31 de marzo. La invitación decía esto: “Con el objetivo de contribuir al financiamiento del Tesoro Nacional, se propone la emisión de un instrumento de deuda de corto plazo en pesos en condiciones de mercado destinado a Provincias y Municipios, las cuales mantendrían invertidos sus saldos excedentes a un rendimiento superior al de alternativas comparables como el plazo fijo”.

Pero justamente por ser “exclusiva” esta letra tendría poca liquidez, que es lo que los funcionarios provinciales y municipales no quieren asumir. Por eso esta Lede (Letra en pesos a descuento) no se emitió y las provincias y municipios compraron la deuda que se ofreció al mercado en general.

El negocio del «ayudín» de

El negocio del «ayudín» a Sergio Massa

Más allá de la “buena voluntad” de gobernadores como Gerardo Morales y e intendentes, la señal de que cada vez se necesitan más pesos de cajas públicas para sacar adelante las licitaciones es bien preocupante. Y eso, en definitiva, termina encareciendo el precio de las colocaciones.

El sector privado, sobre todo las empresas, empezaron a retirarse de estos instrumentos de deuda en junio, cuando se produjo una crisis de confianza en la sostenibilidad de la deuda pública, que derivó en la renuncia de Martín Guzmán, el breve paso de Silvina Batakis y luego, la asunción de Sergio Massa. (Clarín)


Colabora con JUJUY GRÁFICO
Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes económicamente a avanzar ejerciendo nuestro servicio periodístico con la mayor independencia y objetividad posible. Entrá en matecito.co/jujuygrafico o cafecito.app/jujuygrafico y colaborá cuantas veces quieras.


Comenta la noticia