Categorías
Gastronomía Economía Empresariales Maimará

El primer alfajor de harina de orujo de vino Malbec

Hablamos de vos


Se llama K’OA, es único en Argentina y generará otro valor agregado a la producción vitivinícola de altura de la Quebrada.

El emprendimiento de chocolates K’OA y la Bodega y Viñedos Jesús Vilte, ambos en Maimará, están encaminados en un proyecto novedoso, único por ahora y que como se presenta, sin lugar a dudas, generará otro valor agregado a la producción vitivinícola de altura en la Quebrada de Humahuaca. También impulsará el enoturismo sobre el cual se está trabajando con objetivos bien definidos y posicionará la actividad en el panorama nacional, con la elaboración de alfajores de harina de orujo de vino Malbec.

En el establecimiento que Adriana Macía y Maximiliano Marzullo poseen a la vera de la ruta nacional 9 cerca del acceso norte al poblado, se están elaborando los primeros alfajores K’OA (bajo la observación de Macía, pastelera profesional egresada del IAG) con la harina de orujo de vino, que se obtiene de la molienda en la Bodega Jesús Vilte, ubicada también a orillas del pueblo y del río Grande, aunque las vides se extienden en un terreno en el paraje La Ollada, al norte de Maimará.

El nombre K’OA ya tiene presencia en la región y en otras provincias por su primer producto denominado Chocopostal, un riquísimo chocolate también elaborado en Maimará, que se comercializa en una presentación con paisajes de la Quebrada de Humahuaca, en puntos estratégicos de Tilcara, Purmamarca y en la Oficina de información turística del municipio maimareño.

Paralelamente, la Bodega Jesús Vilte se destaca entre los establecimientos vinícolas del norte jujeño por ahora con su primera y única etiqueta de Malbec, Molino de Chicapa (2018). Y en un par de meses más, lanzará al mercado su línea Syrah. K’OA será «el primer alfajor de la Argentina 100% con harina de vino y relleno de Malbec», señaló Marzullo muy entusiasmado con el proyecto, «la elaboración ya está en marcha», aseguró, tanto que harán su presentación en la segunda semana de este mes, con un madiraje muy especial: vino de altura y chocolate.

Macía «nos facilitó la harina, con la que logramos este producto que venimos trabajando desde varios meses atrás, hasta que obtuvimos un alfajor gourmet y que lo presentaremos en el concurso nacional de alfajores», agregó muy satisfecho con lo obtenido y con grandes expectativas de poder concursar.

«Es algo muy interesante y estamos muy entusiasmados con el proyecto», agregó Susana de Vilte. Luego afirmó que anteriormente «a varios chefs de la zona les había facilitado la harina para que experimentaran elaborando platos, pero nunca había recibido una devolución positiva. Luego hablé a Maximiliano, le interesó y ahora ya estamos hablando de alfajores de harina de orujo de vino».

El producto «se asemeja a la harina del maíz morado, que se emplea para hacer el api, su color es morado intenso, y posee aroma a chocolate y cacao», especificó la bodeguera.

Pero… ¿qué es el orujo de vino? «Es lo que nos queda después de la fermentación alcohólica, una vez finalizada, se obtiene el vino y queda el orujo, que luego es prensado para extraer el máximo jugo, obteniéndose así «una torta» húmeda, compacta, compuesto por la piel y la semilla de la uva. Esta posteriormente es deshidratada y secada al sol, y finalmente sometida al molino obteniéndose así la harina», relató Vilte.

«Será un producto netamente artesanal» y además de ser las capas de harina de orujo de vino, el alfajor contendrá un relleno de Malbec y estará bañado con cacao. «No se harán más de tres o cuatro docenas diarias», anticipó Marzullo, «no nos interesa la cantidad, y sí la calidad del producto, que nos permita competir dentro de la repostería nacional, como al vino en su industria como un producto por excelencia y de altura».

El alfajor K’OA, que contendrá entre 110 y 120 gramos, «es un emprendimiento que se anexará a la bodega. En esto de la industria vitivinícola se aprovechan todas las posibilidades que nos brinda la vid». Y como dijo anteriormente Maximiliano, «la intención es también lograr un madiraje de los alfajores (y el chocolate) con el vino», agregó Susana de Vilte, quien junto a su esposo Jesús Vilte administran la bodega y viñedos.

Hasta ahora, el establecimiento vitivinícola venía comercializando la harina como un suplemento dietario en poca cantidad (en bolsas de 200 gr), pero cuando se presentan otros interesados para otro uso, la ofrece por 3 kg. Pero la comercialización es ínfima, por ahora. Sin embargo, confió que «cuando se conozca a través de los alfajores, el uso que se le puede dar, seguramente habrá una mayor demanda de la harina».

En Maimará comercializa el kilo a $ 1.000, y para mayor accesibilidad, también la ofrece en pequeñas bolsas de 100 y 200 gramos. Más adelante, Susana de Vilte relató que desde el 2016 «veníamos con la intención de poder hacer otras cosas con esta harina, ya que es un producto rico en fibras y que no la poseen todas las harinas, además posee hierro, calcio y antioxidantes, que combaten las células muertas y previene el envejecimiento de la piel».

Por último, afirmó que «buscábamos alternativas para aprovechar este novedoso producto y por el interés de Maximiliano y Adriana pudo concretarse, lo cual me entusiasma mucho, porque esto es un verdadero logro». (El Tribuno Jujuy)


Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a avanzar ejerciendo nuestro servicio periodístico con la mayor independencia y objetividad posible.

SEGUINOS EN NUESTRAS REDES


Gisela Anahí Quispe PSA distribuidora independiente
te asesoramos  

Comenta la noticia